NUESTRO PROPÓSITO

Visión

Liceo forjador de jóvenes emprendedores y líderes del mañana. 

La Visión de este Liceo propone el emprendimiento como una forma de generar en los estudiantes desde edades tempranas una actitud innovadora y dinámica que les permita plantearse desafíos frente a un mundo globalizado y en constante cambio. Lo anteriormente señalado, se sustenta en la formación de valores, principios, competencias y niveles de alta exigencia, que permita a los párvulos y niños aplicarlos en su vida diaria, a los jóvenes el ingreso a la Educación Superior y, por ende, les facilite el desarrollo de su proyecto de vida.

Misión

Ser un referente educacional de calidad en la formación integral de alumnas y alumnos, desarrollando valores y competencias, que les permitan incorporarse con éxito a la sociedad.

La Misión del Liceo propicia la formación de los alumnos y de las alumnas integrales, entendida ésta, como el proceso mediante el cual fomentan sus aprendizajes, privilegiando el crecimiento personal, a través del desarrollo de valores, tales como: el amor, traducido en respeto hacia sí mismo y en su interacción con el otro y con su entorno familiar; la libertad, como un valor sublime que provoca en los alumnos y las alumnas un respeto por el otro (u otra) lo que conlleva a que los niños, las niñas, las jóvenes y los jóvenes sean asertivos, proactivos, empáticos en su actuar cotidiano; el valor de la libertad, además, permite a los alumnos y las alumnas la posibilidad de optar por los distintos senderos educativos que ofrece el Liceo. Esto es, el alumno o la alumna del establecimiento puede moverse internamente por las distintas especialidades de la modalidad Técnico-Profesional o por las cuatro alternativas Científico-Humanista, hasta que logre encontrar su propio sendero pedagógico, dándole sentido a sus habilidades, capacidades y competencias.

Así, los y las estudiantes tendrán la oportunidad de encontrarse consigo mismo, a temprana edad, estando seguro o segura de lo que quiere, y en libertad, sin estructuras rígidas, lo que les permitirá emprender nuevos rumbos educativos y/o laborales en pos de una movilidad social positiva para ellos y su entorno familiar. La honradez y la solidaridad, manifestada en acciones concretas, por medio de actitudes positivas hacia la vida; la responsabilidad, en el quehacer pedagógico y personal; la tolerancia, en la aceptación de los demás, lo que se reflejará en las distintas áreas de su formación.